Visitas

lunes, 23 de enero de 2012

Marina mía I

Primer intento de decirle, con cuatro letras, todo lo que la quiero y lo que me gusta.

                                           Fotografía de Marilele
                                                  

No me hace falta mirar al horizonte buscando la utopía, la encuentro en el arco iris de sus párpados.

Los colores enmarcan sus ojos achinados y, si observo a través de ellos, se abre ante mí un futuro combativo, plagado de viajes con destinos, a veces inciertos, que calmarán su incertidumbre tras su llegada.

Veintidos años pasados construyendo un presente que colma mis anhelos. Por eso sé que solamente ella o su ausencia podrían romperme el corazón.

No puedo darle el mundo de sus sueños, pero sí que puedo dejarla que sueñe con él y acompañarla mientras duermo.


                         ¿Quién no comparte el Delirio de Galeano?
                         ¿Quién no caminaría a su lado tras la Utopía?
                                                       Tú, sí.

      
                                   

18 comentarios:

Nicolás Jarque dijo...

Ana, muy bello esta dedicatoria, pues lo es, ¿no?
A veces, nos faltan letras para decir todo aquello que el corazón nos hace sentir, no es tu caso.

Me ha gustado mucho, el futuro está ahí para disfrutarlo.

Bessets.

MJ dijo...

¡Qué bonitas palabras para una hija!
¿Es así no? :-)
Pues no lo podías haber expresado mejor. Puro sentimiento maternal.

Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

:)

Se te cae la baba...

Besos.

CDG dijo...

Eso es amor y devoción. Muy bien escrito y, sobre todo, muy bien sentido.
La frase de No puedo darle...es para enmarcar.
Un beso.

Señorita Sunshine dijo...

Ay, qué me gusta!!!! desborda amor.

Gala dijo...

Que orgullosa estará de tenerte a su lado, no me cabe ninguna duda.
Hay personas que son capaces de llenarnos el alma y nunca encontraremos la manera de decirles cuanto las amamos.

Tu hija se sabe querida, y tú lo has dicho de un modo precioso y muy dulce.
Para ser un primer intento te quedó precioso.

Besitos mediterráneos.

Maite dijo...

Se nota la pureza de este amor, me ha parecido precioso, Ana.
Yo también caminaría a su lado.
Besos.

Sergio dijo...

Precioso, enhorabuena por esa amorosa ofrenda. También les deseo a mis hijos mis mejores utopías, ojalá podamos ofrecerles algunas de esas ideas. Es bonito compartir sueños, que dure siempre.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Yo, como Toro Salvaje, es que se me caía la baba escuchándolo...

"...la comida y la comunicación son derechos humanos..."

"...amarás a la naturaleza, de la que formas parte..."

Ana, gracias por pasarte por mi espacio y permitirme conocer el tuyo, aquí me quedo.

Pero no me quedo para quedarme aquí quieto, no, me quedo para seguir caminando, mirando de frente a la utopía...

:)

Un abrazote.

Ximens dijo...

Que bonito, decir a tu hija que te da la utopia al mirarle.

Rosa dijo...

Había dejado un comentario...

Bueno pues te dejo otro.

Me ha encantado Ana, no se puede contar mejor lo que sentimos por un hijo... No te han faltado las palabras

Besos desde el aire

alp dijo...

...no puedo darle el mundo de sus sueños..muy bonito..un beso desde Murcia..seguimos...

Laura dijo...

Precioso Ana, también me encantó eso de 'no puedo darle el mundo de sus sueños' ...es una forma de decir te quiero muy tierna y bella.

Gracias por dejarnos un texto tan bonito.

Laura.

LA ZARZAMORA dijo...

Hay amores que son así, frescos, y generosos.
Y sí, lo mejor es dejarlos soñar con sus propios sueños, como dices.
Te cae la babita eh?
Besos, Ana.

Manuel María Torres Rojas dijo...

Ya los niños y las niñas son hombres y mujeres...

Elysa dijo...

Son increibles y tú los has expresado muy bien. Merece la pena el viaje.

Besitos

Paloma Hidalgo dijo...

Cuando se escribe desde el corazón, las palabras llevan vida.

Un beso.

Me encantó conocerte el sábado. Ya te sigo.

desdemipinar dijo...

Ana, impresionan estos dos "Marinas".
Qué bien lo dices, !artista¡