Visitas

jueves, 17 de noviembre de 2011

20N



He elegido la margarita más grande del jardín. Espero que, mientras la deshojo, alguien me libre de la responsabilidad y me libere de mis obligaciones. A la espera me pregunto ¿voto o no voto? El último pétalo me condena a lo que mi conciencia me ha dictado día tras día, elección tras elección, VOTARÉ.
Reconozco mis defectos, reconozco el masoquismo que se apodera de mi persona y me empuja a actuar a la inversa. Esta noche, arrastrada por mis neuronas, he visionado la película Margin Call. Nada mejor para abrir los ojos y entonar el "mea culpa".
No quiero ser una avestruz más del corral, no quiero que me lapiden con la cabeza bajo tierra.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 Para cambiar de tema, y si os apetece,  aquí podréis escuchar a La Voz Silenciosa leyendo el relato Sabor a plasma

7 comentarios:

Cris Ham dijo...

no he visto esa peli.Yo también votaré y espero que sirva de algo.

Nicolás Jarque dijo...

Ana, hace un tiempo lo tenía bastante claro pero con el paso del tiempo me han surgido dudas. Lo que me está extrañando es que precisamente ahora no estemos saliendo a la calle a que oigan nuestra opinión.
Espero que sea cual sea el resultado la situación mejore sino...
Un besset.

PD: Esplendido Plasma, luce muy bien.

Señorita Sunshine dijo...

Está bien tu idea, que decida la margarita. Yo haré un pitopitogorgorito, porque de verdad, que cuesta trabajo ejercer el derecho cuando hemos perdido muchos otros.

Un saludo

alp dijo...

Yo te dejo una para el 21..un beso desde Murcia...seguimos...y yo iba vestido..de?...jejej, ya te lo diré....

La Zarzamora dijo...

Yo iré a votar... ya sé, ya sé. Tal y como está el patio hay que tener más moral que el Alcoyano.
Besos, Ana.

Juanlu dijo...

Yo iré a botarlos a tooooodosss!!!

cara y cruz de una misma moneda no es suficiente!!!

Gala dijo...

Hiciste muy bien.. total , para lo que habia que ver...

A veces las obligaciones, que no lo són, constitucionalmente es un derecho, pero nosotros nos sentimos culpables si no lo hacemos...
Yo, personalmente ya tengo superada esa fase.. y me quedo tan ancha... me gusta ser consecuente con mis creencias...

A veces no son acertadas, pero eso, es un riesgo que estoy dispuesta a correr...

Besitos mediterráneos.